El tarot de la salud

La salud es una de las preocupaciones recurrentes de todos ante el presente y futuro. Las leyes de la naturaleza han de cumplirse en el propio cuerpo  del mismo modo que se cumplen en cualquier rincón de la galaxia. El orden establecido por la ciencia no es suficiente para satisfacer las inquietudes del ser humano de reponerse a la incertidumbre. El tarot de la salud da una respuesta oportuna a esta carencia.

La ciencia oficial tiene que acotar en campos reducidos el foco de su interés. Las categorías de la ciencia tienen en esa limitación su fuerza y su debilidad. Permiten liberarnos de las esclavitud de la enfermedad pero  no ven a la persona como unidad. Las preocupaciones esenciales del hombre no se subdividen en fragmentos aislados los unos de los otros.

el tarot de la salud

No debemos de confundir el tarot de la salud con la medicina

El tarot de la salud no compite con la medicina para determinar el estado del cliente. Habla con un lenguaje distinto. La enfermedad se ve como un desequilibrio en las energías esenciales que operan en la vida. Los arcanos nunca hacen diagnósticos solamente reflejan el estado de las fuerzas sutiles que componen la individualidad hacia la que apunta la tirada de cartas.

El conocimiento unificado del ser no puede ser abordado con los instrumentos habituales de las ciencias naturales. Se sitúan en un plano superior. La salud puede recobrarse por los grandes avances de la medicina actual. Pero para hablar del estado de la unidad que conformamos en su sentido más profundo el lenguaje médico es insuficiente.

El tarot de la salud trae al lenguaje común las realidades profundas de la naturaleza que operan en el día a día de nuestra existencia. Una advertencia puede corregir una tendencia que podría terminar en enfermedad. La distancia tomada con estos acontecimientos adversos permite equilibrar la mente del individuo cuando está agobiada por una preocupación grave.

El tarot de la salud está al servicio de la vida de cada persona para ver la dirección que toman en ella las fuerzas primordiales de la naturaleza.