Tarot Encrucijada

El tarot encrucijada es una tirada específica que se utiliza comúnmente para resolver preguntas cerradas en las que se requiera una respuesta afirmativa o negativa.

 

El análisis de la situación del consultante no se limita a aconsejarle únicamente sobre si se recomienda o no tomar acción, si no de las fuerzas que trabajan a favor o en contra para conseguirlo, así como el desenlace de la situación de optar por el resultado afirmativo o los resultados de sus acciones si opta por la opción negativa a la pregunta que formula.

 

El tarot encrucijada ofrece por tanto tres caminos a seguir, por un lado el camino del sí y del no, pero por otro lado el camino que el Tarot sugiere o considera como correcto.

 

En el tarot encrucijada se pueden utilizar el mazo completo de barajas del tarot o trabajar sólo con los arcanos mayores y emplear también los significados inversos o invertidos, que por lo general sugieren prudencia o invitan a posponer la elección porque no es el momento adecuado para plantear la consulta y se podrían tomar decisiones precipitadas.

 

Primero se mezcla el mazo completo de cartas y se van colocando en sentido vertical las tres primeras cartas, la cuarta y la quinta se colocan respectivamente al lado de la tercera y representan el sí y el no dentro de la encrucijada y la respuesta si tomamos uno u otro camino.

 

La sexta y última carta es la respuesta del tarot y la sugerencia de este en la encrucijada que se plantea, lo que conviene que haga el consultante para obtener los resultados más favorables en su situación.

 

Tarot encrucijada, posición de las cartas

 

Carta I Es el origen o planteamiento de la encrucijada y la situación actual del consultante ante el asunto que se plantea.

 

Carta II Es el problema o las circunstancias desfavorables que alejan al consultante de su objetivo final o que le han puesto en esta encrucijada pudiendo designar a cosas, situaciones o personas que se interpongan en su camino.

 

Carta III Esta carta tiene un significado doble porque se encuentra en el centro del sí y del no, por tanto designa la actitud de quien consulta ante ambas posturas o posibilidades de actuación.

 

Carta IV Revela lo que ocurrirá si se elige el camino del sí y las consecuencias de tales actuaciones que conlleva.

 

La carta V desvela lo que sucederá si se elige el camino negativo o de no acción ante la cuestión que se plantea y los inconvenientes asociados.

 

La Carta VI es la tercera opción que plantea la encrucijada que recoge la sugerencia del tarot para la resolución del planteamiento acorde a la situación actual del consultante para obtener resultados satisfactorios.

 

La ventaja de esta tirada del tarot es que ofrece una resolución rápida a cualquier tipo de conflicto o decisión que afecte a la vida del consultante en cualquier área de la vida, pues el camino del sí y del no siempre será viable ante una determinada acción porque todas las decisiones que tomamos a lo largo de la vida implican unas consecuencias.

 

La tirada de seis cartas favorece una lectura muy completa utilizando sólo los arcanos mayores aunque se pueden emplear también los menores para las lecturas más específicas que ofrezca más detalles en la encrucijada.

 

El método de la encrucijada es uno de los sistemas de adivinación más utilizados por videntes y tarotistas tanto expertos como principiantes por la sencillez de su aplicación y la rapidez de los resultados obtenidos por parte de quien consulta.

 

Antes de realizar la tirada resulta recomendable resetear las cartas ordenándolas por la posición original que ocupan en la baraja y encender una vela o barra de incienso para purificar el ambiente.

 

El tapete o tela empleada para las lecturas del tarot se sugiere que sea de color lila o morado porque es el color que se relaciona con lo oculto y las influencias sobrenaturales.

tarot encrucijada